Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las áreas protegidas son esenciales para conservar la biodiversidad natural y cultural y los bienes y servicios ambientales que brindan son esenciales para la sociedad. A través de actividades económicas, como el turismo entre otras, muchas áreas protegidas son importantes para el desarrollo sostenible de comunidades locales. Pueden ser creadas para proteger bellezas escénicas, diversidad biológica y cultural, para investigación científica y para educación ambiental. Cita: IUCN

Los Esteros del Iberá es una de las ANP más grandes de la Argentina, cubriendo unos

El Yetapá de Collar, en peligro de extinción, es una especie fuertemente ligada a los pastizales del Iberá.

13,000 km2, en los cuales encontramos varios ambientes bien diferenciados, pero que a su vez se complementan: espejos de agua y canales, esteros, embalsados (nuevos y antiguos), pastizales y montes entre otros; que dan lugar a un sinfín de especies vegetales y animales, algunas de ellas ligadas exclusivamente a un ambiente en particular.

Desde el año 1983, cuando se creo el área protegida Esteros del Ibera, dicha ANP esta bajo la jurisdicción de la provincia de Corrientes (Ministerio de Producción para ser más precisos), y en ella encontramos 2 categorizaciones:

  • Parque Provincial Iberá (PP): comprende principalmente los espejos de agua y tierras anegadas (esteros y embalsados). Las tierras son fiscales (de la provincia en este caso) Las actividades permitidas son turismo, investigación científica y educación.
  • Reserva Natural del Iberá: es la zona que rodea al PP, formada esencialmente por tierras altas (pastizales y montes). Actúa como área de “amortización” entre lo “no protegido” y el PP. Es permitido realizar actividades productivas tales como ganadería, agricultura y forestación. Son de propiedad privada (centenares de dueños)

Mapa de ANP Esteros del Iberá. En verde Reserva Prov, y en azul el Parque Prov

Como se ve en el mapa, la superficie de reserva es mayor que la del parque (60%-40%), lo que en muchos casos supone problemas de para la conservación, ya que muchas de las normas no su cumplen dentro de los campos privados, siendo en algunos casos complicado su control por parte de los guardaparques (pensemos que la reserva tiene unas 65 veces el tamaño de Capital Federal y cuerpo de guardaparques no supera 20 miembros).  La lista de irregularidades incluye: caza furtiva, uso indiscriminado del fuego, deforestación de montes nativos (para obtención de leña y/o extender la zona productiva), obras hídricas sin ningún tipo de planificación (ver terraplén de Yahaveré), liberación de sustancias

Los monocultivos de pino no solo absorben grandes cantidades de agua, sino también modifican las propiedades naturales del suelo. Cuando la planta alcanza un buen tamaño, practicamente ninguna especie sobrevive a su sombra

tóxicas hacia el suelo y el agua, reemplazo de los pastizales por forestaciones monocultivo de pino y eucaliptus. Incluso hace un tiempo se barajó la posibilidad de achicar la superficie de la reserva. (ver nota)

Hoy en día, muchos de los dueños/productores en el Iberá trabajan con ganadería sostenible, planificando las quemas por parcelas, la cantidad de ganado por hectárea y dando aviso a los guardaparques al ver cazadores merodeando en los accesos. A su vez, el turismo rural crece, dando una alternativa productiva.

Por Rodri Fracalossi

www.bioibera.com.ar

Colonia Carlos Pellegrini – Esteros del Ibera (Corrientes)

Anuncios